Segunda entrada desde la reapertura. Esto marcha.

Qué personal es mi blog, ¿no? Parece que me crea importante. Siempre he sido especialito. El blog va de mí. Pero, ¿por qué publico esta entrada?

Estoy viendo Into the Wild. Veo las cosas online y no me las bajo porque no soy un PUTO SIBARITA que se las baja para verlas en HD. La cosa es que tarda mucho en cargar y mientras escucho música escribo esto. No es que no me importe el blog, al contrario. Centro toda mi atención en lo que hago en momentos como este.  Iba a publicar una entrada relacionada con los asesinatos en serie, pero mejor para otro día. Con esta voy a abrir una nueva sección: anécdotas. Y allá va la primera. No tiene por qué ser buena, sólo entretenida.

Viajo a EEUU al menos una vez al año. Soy bilingüe, ojalá fuera tener dos lenguas. Literalmente. Pero lo que es es que hablo inglés muy bien. Mi familia vive en Middleton, un pueblo de Massachusetts  cerca de Boston. Mi tía española se casó con un americano de allí de ascendencia irlandesa. Voy allí en navidad. Es como aquí pero mejor y más navideña. Mi tío es una persona de puta madre, mucho mejor que mi puta tía, la cual no creo que nunca lea esto. Son republicanos de los de allí, lo cual es divertido porque tiene armas de fuego. No por ser republicano; es cazador. Nunca me ha gustado la caza, lo de herir animales y eso. Pero coño, es una experiencia, así que voy de caza con él y sus amigos psicópatas. Es como estar en un programa de la tele. O una película de paletos americanos de los guays, de los que viven en el norte. Pillan sus armas de fuego, se montan en sus pick-ups y van al campo a matar ciervos o coyotes. También cazan con arco. Mi tío no tiene una pierna. Explicaré eso en otro momento, pero al tener esa discapacidad le permiten usar ballesta en lugar de arco. Da igual, no suelo ir cuando matan sin armas de fuego. Nunca he matado nada pero estuve a punto una vez. Yo soy un puto comeflores como la mayoría de los que leéis esto, a favor de los derechos de los animales y en contra de cazar, los toros y los abrigos de piel. Pero ya hemos dejado claro que soy especialito.

La anecdota se centrará en la primera vez que vi a mi tío matar algo. Fue hace dos o tres años. Nos levantamos a las cinco de la mañana, nos vestimos de caza, lo cual consiste en ponerse ropa térmica debajo de la ropa de camuflaje porque hace un frío del puto copón y ponerse unos chalecos naranja fosforito que supuestamente no distuinguen los ciervos. Los cazadores sí los distinguen, así que si te disparan es porque te quieren matar y posiblemente te lo merezcas. Cogemos el rifle y nos montamos en el coche camino a pillar desayuno en el dunkin’ donuts. Hay tres por metro cuadrado. Vas escuchando rock clásico en botas de matar cosas con un rifle en el maletero, bebiendo café y comiendo donuts. Estás más que listo para matar. Llegas al punto de encuentro con gente de puta madre tan lista para matar como tú. Tienes ganas de mear por el café y la nieve es muy blanca a las seis de la mañana, dan ganas de colorearla un poco. Andas mucho a través de la nieve y las zarzas, así que te cargas tus pantalones vaqueros de 10 euros con las putas zarzas. Da igual, ya me compraré otros, mi tía se siente obligada a hacerme regalos de navidad.

Unos se sientan en una zona, otros van a “empujar”. Consiste en que se mueven por las zonas jodidas del bosque, con zarzas y toda clase de mierda para asustar a los ciervos y que vayan hacia los que se sientan. Casi nunca funciona, pero esta vez fuincionó, y yo lo vi. Después de pasar muchos minutos sentados, oímos algo. Yo miré a mi tío, que me miró a mí. “We got deer”. Estaba pensando que se iba a cargar a un pobre animal inocente. Y joder, apareció un ciervo no muy mayor, marrón con la colita hacia arriba, la panza blanca, pastando. Miró hacia arriba porque algo iba mal, y lo último que vio fue a mi tío disparando contra él. El rifle era de pólvora, como los mosquetes antiguos, y eso suelta muchísimo humo, así que es más espectacular. El ciervo cae y patalea al aire durante dos segundos. Yo estaba :O

Le había dado en la columna y lo había matado rápido. Menudo puto agujero tenía, gore a tope. Llegó su amigo Joe y se pusieron a mear. Entonces mi tío me dijo que le levantara la pata, y al hacerlo le rajó la tripa y le sacó los putos intestinos. Yo flipaba. Al final se lo llevaron atado a unas cuerdas que tenían, arrastrado por el tío más grande de todos, que se llama Willard. Es enorme el cabrón. Pero el ciervo era pequeño, le dijeron a mi tío que le gustaba matar bebés xDDDDDDDDDDDDDDD

Es un matabebés. Su sobrenombre es Deadshot. Tal cual. Por el walkie-talkie se llama Obama, es algo irónico supongo. Y esa es una de tantas historias. Y aquí vamos cerrando ¿Debería pillar maría para escribir o así va bien?

Un saludo, os quiero mucho a las dos personas que lean esto.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s